Las alergias, qué son y cómo prevenirlas

alergias

Entre 400 a 600 millones de personas en todo el mundo sufren algún tipo de alergia. Tanto es así, que la OMS clasificó esta patología como una de las 6 más frecuentes a nivel mundial.

En las últimas décadas se ha tomado conciencia acerca de la intensidad con que las alergias interfieren en las actividades cotidianas y perturban el sueño a menudo.

Las consecuencias socioeconómicas de estos factores son muy importantes y superan con creces lo que hace un tiempo se les atribuía.

¿Pero qué es la alergia?

En términos muy simples, es una respuesta exagerada del sistema inmunológico. Ocurre como consecuencia del contacto de ciertas sustancias denominadas alérgenos, presentes en el medio ambiente, como el poleny la contaminación; en nuestras propias casas, como el polvo o los ácaros; y también en lo que comemos.

¿Cuáles son las alergias más comunes?

1. Alergia a los ácaros, los que están presentes en el polvo y lugares húmedos.

2. Alergia al polen

3. Alergia al pelo de animales.

4. Alergia a las picaduras de insectos.

5. Alergia al moho.

6. Alergia a alimentos.

¿Cómo prevenirlas?

prevenir alergias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En general, se recomiendan antialérgicos, antihistamínicos y potenciar el sistema inmune, cambiando la alimentación y realizando actividad física de manera frecuente.

En el caso de los ácaros, para prevenirlos se recomienda cubrir con fundas herméticas antiácaros las almohadas y los colchones. También el uso de aspiradoras con filtro especial HEPA.

Si se trata de alergia al polen, lo más fecuente es que sea de ciprés, platanero, olivo y gramíneas. Para combatirla, es recomendable no estar en espacios abiertos en el día y mantener las ventanas cerradas.

Cuando la alergia se origina por los pelos de perros y gatos, se debe evitar el contacto con estos animales y hacer aseo profundo y regular.

Al recibir la picadura de un insecto, se desprenden sustancias que podrían ser muy peligrosas para los alérgicos. En estos casos, lo mejor es llevar siempre adrenalina (epinefrina).

Otra alergia común es la del moho, que la ocasionan esporas que se desprenden de éste. En estos casos, el consejo es no realizar actividades en espacios húmedos y mantener los más ventilado y seco posible.

Finalmente, cuando hablamos de alergia a los alimentos, las más comunes son al trigo, maní, mariscos y leche. Para estos casos, se debe llevar siempre una inyección autoaplicable de adrenalina.

Recuerda que si presentas algún síntoma alérgico, puedes recurrir a nuestro servicio de médicos a domicilio.
O también puedes asistir a nuestro centro médico de Padre Hurtado.

Qué ayuda y que NO ayuda para combatir los trastornos del sueño

trastornos del sueño

 

 

 

 

 

 

Según los especialistas, un 50% de la población mundial ha padecido trastornos del sueño durante las cuarentenas provocadas por el Covid-19.

Sin embargo, no solo el encierro y el estrés son factores que debemos tomar en cuenta para entender este problema. Es fundamental que controlemos nuestra alimentación.

Qué alimentos NO ayudan al buen dormir

1. Un mayor porcentaje de grasas saturadas, como la de la mantequilla, los pasteles o las carnes procesadas, produce un sueño menos reparador.

2. Los que consumen más azúcar tardan más en conciliar el sueño y tienen más probabilidades de despertarse durante la noche.

3. Las bebidas gaseosas tampoco colaboran. Una investigación de The Lancet reveló que los adolescentes que tomaban más de tres bebidas carbonatadas al día, tenían un 50% más de probabilidades de sufrir trastornos del sueño.

4. Finalmente, se debe tener especial cuidado con el consumo de alcohol, las carnes de difícil digestión, las comidas procesadas, muy condimentadas y altas en grasas y sodio, como los snacks, embutidos, conservas y aderezos. Sobre todo en la noche.

Lo que SÍ ayuda a dormir

1. La melatonina es una hormona natural que ayuda a controlar el ciclo del sueño. Se encuentra en alimentos como los champiñones, el huevo y el pescado. También se encuentra en los cereales y las legumbres germinadas (brotes de soja o quinua).

2. La combinación de ácidos grasos omega-3 en pescados como el salmón y el atún aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor que cumple un rol fundamental en la regulación del sueño y el ciclo circadiano.

3. Los momentos del día en los que comemos también son importantes. Lo último que consumimos antes de irnos a dormir debe ser ingerido al menos dos o tres horas antes de ir a la cama.

Y si nos da hambre, lo ideal es un refrigerio fácil de digerir como yogur o alguna fruta.

Tomar conciencia de que la dieta puede influir en el sueño tiene enormes implicaciones para la salud, dado el creciente reconocimiento del papel del sueño en el desarrollo de trastornos crónicos como la hipertensión, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Para más información sobre este tema, puedes visitar la web del Instituto Europeo del Sueño.
Si necesitas pedir una hora médica contáctanos.